Modelo de gestión de la toxina botulínica

Nuestro cliente se enfrentaba al reto de entender la gestión de los modelos del “día de la toxina” para dimensionar la importancia de los días de infiltración frente al resto de las necesidades de los profesionales médicos involucrados. Concretamente se buscaba entender el nivel de concienciación e importancia de los problemas asociados a la gestión de la toxina, específicamente la interrupción de la misma.

Se trabajó en la identificación de ventajas y desventajas de los diferentes modelos que existen actualmente y el modelo de gestión ideal que ayudó al laboratorio a optimizar los modelos existentes y donde aportó valor para mejorar el servicio a los pacientes sin interrupciones de tratamiento.

Fase 1
Entender la visión de los especialistas

Realización de entrevistas con rehabilitadores y jefes de servicio de toda España para entender la visión de los especialistas en relación al día de la toxina determinando cuál es su rol, prioridades en el abordaje de los pacientes y en la gestión del servicio, el peso que le otorga al día de la administración y cuáles son las actividades más y menos críticas respecto al día de la infiltración.

Fase 2
Analizar e identificar los modelos de gestión

Identificar los diferentes modelos de gestión de acuerdo a la organización del departamento, principales actividades, los pacientes anuales asistidos y tratados, así como el peso de la administración dentro de cada servicio de rehabilitación. Entender el nivel de concienciación y sensibilidad asociados al día de la toxina y conocer las diferentes necesidades no cubiertas en la gestión actual, así como la identificación de los puntos de dolor.

Fase 3
Identificar e implantación del modelo de gestión ideal

Identificar las mejoras del modelo actual, definir los atributos clave y las características de un modelo de gestión de excelencia, identificar las principales áreas de oportunidad para el laboratorio que permita liderar una estrategia de implementación dentro de los hospitales y así no perder el día de la toxina botulínica y diseñar de acciones específicas para cada uno de los modelos de gestión de tal forma que se llegue a la implementación del modelo ideal.